• Constructora Ormiga

¿Quieres ayudar al planeta? ¡Empieza por casa!


Si estás pensando en cambiar algunos de tus hábitos para cuidar mejor al planeta, puedes tener en cuenta los siguientes consejos y lograr que tu hogar se convierta en un espacio ecológico.


1. Haz parte del movimiento 0 residuos


Minimiza al máximo los residuos que en tu casa terminan siendo basura. Esto empieza desde el momento en que compras un producto. ¡Entre más empaque tenga más residuos generará!


Por basura se entiende todo aquello que no se puede reutilizar de ningún modo: los restos orgánicos, lo que no se puede reciclar, lo que necesariamente terminará en un vertedero.


También es importante compactar al máximo la basura. Por ejemplo: aplastar las latas. Al realizar esta acción, cabe más basura en una bolsa y por lo tanto, más bolsas en un camión recolector, lo que a su vez implica menos viajes de transporte, menos gasolina y menos contaminación.


2. Despídete de la práctica de usar y tirar


Sin darnos cuenta utilizamos muchas cosas de usar y tirar, por ejemplo las servilletas de papel. Se gasta menos agua y recursos utilizando servilletas de tela que de papel, y estas duran mucho más. Además, este tipo de servilletas se despilfarran como si nada.


3. Reutiliza o Recicla


Reutiliza y si no es posible, recicla siempre.

Recicla el vidrio, el papel, el cartón, y el plástico que no puedas reutilizar de ninguna manera. Para ello, asegúrate de depositarlo en los contenedores especiales que tienen lugares como algunos centros comerciales o entrégale tus bolsas al reciclador directamente. Si dejas que las recoja el camión de la basura terminarán en un vertedero, incluso si son materiales que se pueden aprovechar.


4. Dile adiós al plástico


Para hacer realidad esta práctica, lo más sensato es no comprar envases de plástico, o comprar los menos posibles.


Por ejemplo ¿qué pasaría si cambias el tarro del gel de baño por una pastilla de jabón? No solo contribuirías a hacer que menos gramos de plástico terminen en los vertederos del mundo, sino que necesitarías menos cantidad. El jabón dura mucho más y tu piel recibiría menos químicos.


Si elijes jabones artesanales o ecológicos, tu piel se ahorrará la exposición a colorantes, perfumes artificiales, parabenos y conservantes en general.


Si todavía no estás tan interiorizado con la necesidad de reducir el plástico en tu vida, da un vistazo a las islas de plástico del Pacífico. Las están empezando a llamar el séptimo continente, ¡incluso hay una que tiene más de 1.400.000 km cuadrados! Todas están formadas por plásticos que han acabado en el mar y que las corrientes han llevado hasta ese lugar, y al ser nanopartículas que se han ido fragmentando, la contaminación es catastrófica. No olvides que mucho de estos microplásticos terminan en nuestros platos[1] y afectan gravemente nuestra salud.


5. Haz un buen uso del papel


El papel, como el agua, es un bien escaso y hay que sacarle el máximo rendimiento. No tires nunca un folio o cuaderno que pueda ser aprovechado.


También puedes pasarte al papel piedra que es 100% biodegradable. Está fabricado sin agua, sin cloro y con restos minerales de las toneladas de residuos de las minas. Además es impermeable y si lo mezclas con un esfero borrable, ¡tendrás un cuaderno que te puede durar toda la vida!


6. Vuelve a comprar en el mercado del barrio


Con las grandes superficies comerciales que importan productos de todo el mundo, hemos perdido de vista lo importante y ecológico que es consumir los productos de temporada y de nuestra zona.


Si compras en el mercado semanal de tu barrio o de tu pueblo, generalmente comprarás a granel. Al comprar en este tipo de mercados estarás consumiendo productos de temporada y de alguna manera contribuirías a disminuir la necesidad de importar de fuera. Ten en cuenta que un producto importado tiene una gran huella de carbono, ya que tuvo que ser transportado de un lugar lejano a otro.


7. Apuéstale a los alimentos orgánicos


Posterior a comprar productos que estén cerca de tu casa y a granel, el siguiente paso es optar por alimentos orgánicos o bio. Son más saludables, están producidos con un alto nivel de calidad, tienen más vitaminas y nutrientes, no están modificados genéticamente y son respetuosos con el medio ambiente, la naturaleza y los animales.


8. Utiliza productos de limpieza ecológicos


Por la salud de tu familia y la del planeta, utiliza en el hogar productos de limpieza ecológicos. Los hay de todo tipo y cada vez son más las empresas que se dedican a hacer este tipo de productos. También puedes sustituir una buena parte de los limpiadores con opciones como el vinagre, que es excelente como limpiador de estufas y cocinas.


9. ¡Tu armario también puede ser sostenible!


La primera premisa que deberíamos tener es que no hay prenda más sostenible que la que ya está fabricada. La industria del fast-fashion, o de la ropa de temporada, es una de las que genera los mayores impactos en el ambiente, ya que llega incluso a quemar la ropa que no fue vendida. Puedes optar por comprar ropa en las tiendas donde venden prendas usadas que se encuentran en perfecto estado o buscar ropa de alta calidad que, aunque te cueste un poco más, te durará mucho tiempo.


10. Reduce el consumo de energía


  • Cambia los bombillos de tu hogar por los que son tipo LED o de bajo consumo

  • Piensa en cuánta iluminación es necesaria antes de encender un bombilllo

  • En lo posible, no dejes los aparatos en modo suspendido. Según la Organización de Consumidores (OCU) el modo suspender o hibernar supone más del 2% de nuestro consumo anual. Si no vas a utilizar los aparatos es mejor apagarlos del todo.


Si eres constante con la puesta en práctica de estas recomendaciones, desarrollarás acciones responsables con el medio ambiente. Adicionalmente los demás integrantes de tu hogar, en especial los más pequeños, podrán interiorizar y realizar este tipo de actividades orientadas a respetar y cuidar nuestro entorno, a la naturaleza y por supuesto, al planeta. En definitiva… no es más que re-direccionar las labores cotidianas que se realizan en casa por el bienestar propio y colectivo.

 

[1] https://strambotica.es/10-consejos-para-un-hogar-ecologico/

9 visualizaciones0 comentarios