• ClaudiaGaray

¿Qué debes tener en cuenta para solicitar un crédito de vivienda, por primera vez?


Adquirir casa propia, ha sido -tal vez- un anhelo tuyo o de tu familia. A pesar de tener esta aspiración, seguramente has dudado sobre cómo financiar la compra a través de un crédito hipotecario y quieres dar el paso, pero nunca has realizado esta gestión y deseas que la decisión a tomar sea la más adecuada.


Pensando en ti y en otras personas con las mismas inquietudes es muy importante que tengas en cuenta: 1. La planificación financiera como herramienta fundamental para la consecución de este objetivo. 2. Contar con los recursos necesarios para solicitar un crédito de vivienda por primera vez, de manera que el proceso de compra sea viable, seguro y satisfactorio.


Para ello, a continuación te presentamos 12 recomendaciones generales que debes tener en cuenta:


1. Fundamental: contar con ahorros o ingresos estables y demostrables (como empleado, independiente o pensionado)


2. Definir quiénes van a adquirir la vivienda. Puede ser una persona o el grupo familiar. Este aspecto determina el cupo de endeudamiento en el que se tienen en cuenta los ingresos de los participantes.


3. Es necesario realizar un presupuesto. Se deben considerar cuáles son los ingresos y los gastos, con el fin de saber cuánto dinero se puede comprometer en las cuotas del próximo crédito.


También se debe tener presente que hay gastos extra, para lo cual es indispensable contar con un monto de recursos que permitan cubrir eventualidades. Por ello es necesario considerar aspectos como: seguros contra robo e incendio, impuestos, costo de administración y sus posibles cuotas extraordinarias, compra de muebles; entre otros aspectos.


4. Buscar opciones de crédito en diferentes entidades que financien la compra de vivienda. Dentro de las entidades facultadas por la ley colombiana para financiar vivienda se encuentran: Organismos Cooperativos, Cajas de Compensación, Fondos de Empleados, el Fondo Nacional del Ahorro, Corporaciones de Ahorro y Vivienda, Compañías de Financiamiento Comercial y Bancos Comerciales.


Es aconsejable averiguar cuál entidad te ofrece la tasa más baja y en qué condiciones, para decidir ante cuál de ellas tramitar el crédito.


Cuando realices esta gestión, la entidad financiera debe otorgarte información clara y oportuna respecto a las condiciones del crédito:

  • Información sobre las características y los requisitos para otorgarlo

  • Proyección del crédito en donde se especifique: abonos de capital (en UVR y en pesos), intereses por pagar, valores a aplicar por conceptos de seguros y saldo de la obligación (en UVR y en pesos)

5. Teniendo en cuenta el monto de dinero que te haya aprobado la entidad financiera, en esta instancia ya podrías evaluar los proyectos que se ajustan a tus necesidades. En esta fase sabes con cuánto dinero cuentas para adquirir la vivienda y de esta manera, tu búsqueda estará más focalizada en lo que puedes comprar y en los planes de pago correspondientes.


Es muy importante buscar proyectos de vivienda que se realicen con Fiduciarias, ya que estas entidades garantizan que estos cumplan el punto de equilibrio para iniciar la construcción y llevarlos a feliz término, o de lo contrario, te devolverán lo que has consignado con los rendimientos correspondientes, evitando la pérdida del dinero destinado para este fin.


6. Al momento de buscar la vivienda de tu interés es recomendable que analices si el crédito obtenido va a ser en Unidad de Valor Real (UVR) o en pesos. De acuerdo con un artículo publicado por el Diario La República el 9 octubre del 2018, el profesor de Finanzas de la Universidad Externado, Juan Camilo González, aconseja revisar la diferencia entre una u otra. Al adquirir la deuda en pesos, afirma el docente, la cuota es fija, mientras que en UVR, el valor de la cuota variará de acuerdo con la inflación y la volatilidad de la economía.

Para obtener un panorama más claro sobre qué opción de crédito tomar, te sugerimos revisar el comportamiento de las tasas de interés en los últimos meses y cómo serán las proyecciones para los meses siguientes, según las decisiones del Banco de la República.


7. Por Ley una Entidad Financiera te puede prestar máximo entre el 70% y el 80% del valor de un inmueble. El restante lo puedes pagar de contado, o con la ayuda de tus cesantías, de un subsidio o de tus ahorros.


8. Evita endeudarte para el pago de la cuota inicial, ya que si la cancelas con crédito y sin planeación financiera, podrías sufrir problemas de liquidez en el corto o mediano plazo.


Sobre este aspecto y según el artículo del diario La República, el experto en banca de la Universidad de los Andes, Alfredo Barragán, recomienda opciones de ahorro como las cuentas de Ahorro para el Fomento de la Construcción (AFC) donde se puede ahorrar para el pago de las cuotas de un crédito hipotecario o para la cuota inicial, descontando un valor directamente del sueldo si eres empleado o empleada. Si eres independiente, puedes consignar tu aporte a la cuenta de manera periódica. Al utilizar este mecanismo se pueden obtener beneficios tributarios, ya que de acuerdo con Asobancaria, los recursos depositados en esas cuentas no forman parte de la base de retención en la fuente del contribuyente y se consideran como rentas exentas del impuesto de renta y complementarios.


9. Para el pago de la cuota inicial también te sugerimos indagar con las entidades financieras si tu perfil cumple con las características para ser acreedor a un subsidio para la cuota inicial, o para el subsidio a la tasa de interés, opciones que representan un importante beneficio.


10. Los plazos del crédito oscilan entre 5 a 30 años, según las políticas de cada entidad financiera. Dependiendo del plazo, puede variar el monto del préstamo. Si solicitas un crédito por un período de tiempo prologado, las cuotas mensuales pueden ser más bajas. Si cuentas con ingresos que te permitan hacer abonos totales o parciales en cualquier momento, puedes disminuir el valor de la cuota o el plazo de tu obligación financiera, sin que el establecimiento de crédito te imponga alguna restricción o sanción.


11. Evaluar qué producto te conviene más: un crédito o un leasing habitacional.


12. Una vez desembolsado el crédito, es importante que tengas claridad sobre las fechas y montos de pago, los diferentes canales y las opciones existentes para hacer modificaciones al crédito: abonos extras, cambio de día de pago, o cambio de plan.


Si tienes en cuenta estos consejos cuando vayas a solicitar tu primer crédito de vivienda, es posible que la gestión para lograr este importante objetivo sea exitosa y agradable para ti o tu familia.


Ten presente que si te interesa adquirir vivienda en algunos de los proyectos que oferta Constructora Ormiga, nuestro equipo comercial está dispuesto a brindarte asesoramiento personalizado y acompañamiento para la solicitud del crédito y el subsidio correspondiente, con el fin de hacer realidad el sueño de tener tu nuevo hogar.

398 vistas

© 2018 Constructora Ormiga SAS. Todos los derechos reservados.

  • Facebook - White Circle
  • YouTube - White Circle