• Constructora Ormiga

Ingenio Nacional crea una Casa Flotante


¿Creerías si te dijeran que existe una casa flotante anclada en el lecho marino y que tiene la posibilidad de moverse hacia arriba y hacia abajo dependiendo del nivel del mar, pero sin desplazarse?


Por más fantasiosa que te parezca la idea, sí es posible y no se trata de un juego futurista. La mejor casa del futuro es real y fue creada por un grupo de 40 estudiantes, colombianos y brasileros, de la Universidad Javeriana de Cali, el Instituto Federal de Santa Catarina y la Universidad Santa Catarina de Brasil.


Se trata del diseño ganador de la competencia organizada por el Solar Decathlon para América Latina y el Caribe, realizada por segunda vez en Colombia, en Cali, en enero de 2020. El concurso reunió a 550 estudiantes universitarios, docentes e investigadores de Colombia y otros países, distribuidos en nueve equipos. Cada grupo hizo un prototipo de una vivienda sostenible, alimentada con energía solar, cuyo reto era hacer la mejor casa del futuro.


Este concurso lo promueve el Departamento de Energía de los Estados Unidos desde el 2002, con el fin de que las instituciones de educación superior propongan estrategias de diseño y construcción, que permitan el uso de materiales y sistemas eficientes de uso de agua y energía.


¿Y cómo es la Casa del Futuro?


La vivienda o Minga, como se nombró a este proyecto, cuenta con un área de 72 metros cuadrados en su interior y cuatro terrazas, para un área total de 105 metros cuadrados.

Está hecha con madera laminada, cuenta con diez paneles solares, equipos para controlar el consumo energético y un sistema de re utilización de aguas lluvias y aguas grises.


Los universitarios y docentes que hicieron posible la vivienda se imaginaron su construcción en pleno auge del calentamiento global y dos de sus consecuencias más críticas: la temperatura más alta y el aumento del nivel del mar.


Para el clima del futuro, Minga tiene un sistema de extracción de aire con ventiladores. También se le puede adaptar un sistema de aire acondicionado que funciona con energía solar, en algunos sitios específicos.


El nivel del mar también subirá y los habitantes de las zonas costeras serán desplazados por habitar en zonas inundables. Ante este escenario, la casa flotante se adapta a esas nuevas condiciones: cuando el nivel del mar suba, la casa también subirá su nivel.


De acuerdo con el arquitecto Iván Osuna Motta, profesor de la Universidad Javeriana de Cali y uno de los líderes del proyecto, la vivienda tiene un sistema de cimentación similar al de un muelle: está anclada en el lecho marino, pero el primer piso es una plataforma que flota. La casa se mueve un poco hacia arriba y hacia abajo, pero nunca hacia los lados. Este prototipo está pensando para lugares del mundo situados en el trópico cálido y en zonas cercanas al nivel del mar.


El proyecto de vivienda Minga está hecho casi en un 100% en madera, ya que es el único material de construcción que recupera la huella ecológica, sumado también a que en el trópico las casas generalmente se han construido en madera y el objetivo, es respetar la cultura y la sabiduría ancestrales.


Según el profesor Osuna, la vivienda como proyecto masivo podría construirse con cerca de $125 millones de pesos.


Minga no es una ilusión. Es una realidad producto de las ideas y manos colombianas. Es la casa del futuro dirigida a los habitantes de las zonas tropicales, especialmente de escasos recursos, quienes podrán tener una vivienda digna, segura y sostenible.

333 vistas

© 2018 Constructora Ormiga SAS. Todos los derechos reservados.

  • Facebook - White Circle
  • YouTube - White Circle