top of page
  • Foto del escritorConstructora Ormiga

Cae la Venta de Vivienda de Interés Social en Colombia


De acuerdo con información dada a conocer por la Cámara Colombiana de la Construcción (CAMACOL) la venta de Vivienda de Interés Social (VIS) cayó en un 64% y prueba de ello es la situación registrada en febrero de 2023, en la que se dejaron de comercializar casi 12.000 unidades, frente al mismo mes del año anterior; niveles de venta similares al periodo de pandemia.


Para Guillermo Herrera, presidente Camacol, se debe atender de manera oportuna la situación y garantizar los recursos por $3,3 billones para atender los subsidios del programa Mi Casa Ya.


Según Herrera, una manera de frenar estas alertas es a través del trabajo articulado entre el sector privado y el Gobierno Nacional, para que a través de una Ley de Adición Presupuestal se garanticen los $3,3 billones destinados a atender los subsidios Mi Casa Ya pendientes y los proyectados para lo que resta del año.


De acuerdo con la opinión de expertos, algunas de las razones por la cuales el sector de la Construcción se está desacelerando, es por la falta de recursos en el Programa Mi Casa Ya, la alta inflación, la devaluación del peso frente al dólar y las altas tasas de interés. Sobre este último aspecto, en el mercado hipotecario desde hace más de un año se han incrementado 5,8 puntos porcentuales, pasando de 11,6% en febrero de 2013 hasta 16,6% en el mismo mes de este año.


Con relación al Subsidio Mi Casa Ya, durante el año 2022 se asignaron 67.000 ayudas pero solo se entregaron 44.000, porque se acabaron los recursos. “Teniendo en cuenta que 6 de cada 10 viviendas VIS que se entregan en Colombia obtienen cierre financiero a través de este Programa, es clara la influencia que ha tenido en la reducción del sector”[1].


23.000 viviendas que estaban construidas y con cuota inicial pagada, no se pudieron entregar porque hizo falta el desembolso del subsidio y a esta cifra se suman 17.000 que se han acumulado a febrero, es decir que hay un total de 40.000 viviendas que no se han podido escriturar.

Ante esta situación el presidente de Camacol afirmó que aunque el Ministerio de Vivienda apruebe $1,4 billones que fueron incluidos en la adición del Presupuesto General radicado en el Congreso, no alcanza para la entrega de las viviendas pendientes. Según Herrera, el problema va a ser presupuestal porque va a faltar plata para el resto del año, ya que se estima que el nivel de viviendas para entregar se va a incrementar a razón de 6.000 por mes. Al final del año se tendrían 100.000 viviendas para entregar y el reto es buscar los recursos para cumplirle a los hogares.


Por esta razón el Gobierno también ajustó las políticas de vivienda, ya que los criterios para el acceso al subsidio Mi Casa Ya ahora son más complejos. Para postularse a esta ayuda del Gobierno ya no se hace de acuerdo con en el nivel de ingresos, como hace unos años, sino por la clasificación en el Sisbén. Esta situación también implica que muchos hogares no podrán acceder a este subsidio.


Esta caída en las ventas de vivienda de interés social es una grave consecuencia de varios factores económicos y políticos, que genera una alerta para el sector Constructor, considerado un engranaje fundamental en el crecimiento y desarrollo económico de Colombia.

 
25 visualizaciones0 comentarios

Comentários

Avaliado com 0 de 5 estrelas.
Ainda sem avaliações

Adicione uma avaliação
bottom of page