• ClaudiaGaray

Asegurar tu Vivienda es proteger tu Patrimonio



Si cuentas con vivienda propia o estás realizando los trámites para adquirirla, debes tener en cuenta que el esfuerzo y el tiempo empleados para obtenerla, no se pueden destruir de un momento a otro, como consecuencia de una eventualidad o un siniestro. Asegurar tu hogar es una acción esencial para recuperar tu patrimonio ante posibles contingencias.

Los accidentes más frecuentes en el hogar son los que están relacionados con averías de agua (fugas y desajustes en el cierre de grifos o llaves de paso), problemas eléctricos (cortocircuitos o sobrecargas), robos y fenómenos atmosféricos (inundaciones, incendios o fuertes vientos). Para los propietarios o arrendatarios de vivienda, las reparaciones de los daños causados por este tipo de imprevistos son muy costosas. No obstante, cuando el hogar está asegurado el panorama es distinto, ya que los gastos por esta clase de arreglos los asume la compañía aseguradora.

Dependiendo del tipo de póliza de seguros, esta puede cubrir el edificio, la construcción y lo que se encuentra en su interior: muebles, enseres domésticos, ropa, joyas y artículos personales. Los seguros más comunes tienen cobertura de daños por desastres naturales o accidentes como incendio, terremoto, huracanes, granizo, erupción volcánica e inundaciones.

En algunos casos también cuentan con protección contra robo, rotura de cristales, responsabilidad civil e incluyen asistencia en el hogar: cerrajería o plomería.

Si eres propietario o arrendatario puedes acceder a un seguro de vivienda. De acuerdo con tu necesidad, puedes optar por seguros como:

  • Hipotecario: si vas a comprar una vivienda nueva a través de un crédito hipotecario las entidades financieras exigen asegurar la vivienda. Esta póliza ofrece una cobertura de los daños ocasionados por incendio y terremoto.


Tomada de: https://www.vix.com
  • Seguro de vida: si por algún motivo en calidad de deudor falleces o sufres alguna incapacidad de carácter total o permanente, el seguro cubrirá el saldo de la deuda que exista en el momento del siniestro. Es importante tener en cuenta que el valor del seguro depende de la edad de la persona asegurada y del monto asegurado.


  • Seguro de Incendio y Terremoto: este tipo de seguro ampara las pérdidas y daños materiales que sufra el inmueble de forma accidental, súbita e imprevista.


Tomada de:http://somossegurosla.com
  • Seguro de Hogar: protege la vivienda y sus contenidos contra una variedad de riesgos. Con esta clase de seguro es posible acceder, desde las coberturas más básicas como incendio y terremoto, hasta la responsabilidad civil para posibles daños que se ocasionen a terceros. De igual manera cubre los deterioros generados por mascotas a terceros, hurto de aparatos electrónicos y servicios de asistencia como cerrajería, electricidad, plomería, entre otros. También brinda cobertura a los perjuicios por inundación, explosión, corriente débil, caída de aeronaves, sustracción, robo de joyas y obras de arte.


Tomada de: https://www.vix.com
  • De Bienes Comunes: este seguro se aplica a las copropiedades y tiene carácter de adquisición obligatoria. Ampara los bienes de propiedad común de los inmuebles bajo el régimen de propiedad horizontal, con las coberturas de incendio y terremoto.


¿Cuánto se debe pagar por un seguro?

El mercado asegurador ofrece varias opciones de coberturas con valores que están clasificados de acuerdo con las necesidades de los propietarios o arrendatarios.


Según información publicada por el diario El Tiempo el 6 de abril de 2018, en Colombia existen pólizas desde $5.000 pesos mensuales que se distribuyen a través de Cajas de Compensación, almacenes de cadena, empresas de servicios públicos, hasta seguros de $20.000 al mes. En términos monetarios esto se traduce en coberturas desde 5 millones hasta 150 millones de pesos.

Factores a tener en cuenta al momento de asegurar tu vivienda


  1. Si no estás al día con el pago del seguro al momento de presentarse una emergencia, la aseguradora no cubrirá los gastos.

  2. Asegura la vivienda por el valor real. Si lo haces por un monto mayor, probablemente la compañía aseguradora lo aceptará, pero al momento de presentarse un daño o robo, la póliza se pagará sobre el valor comercial del inmueble.

  3. Para asegurar tus pertenencias es recomendable que consultes cuáles serían aseguradas y en qué situaciones.

  4. En algunas ocasiones las empresas aseguradoras no brindan pólizas para vivienda. Dentro de las razones más comunes están: ubicación en zona de deslizamiento, viviendas deshabitadas, inmuebles ubicados en zonas rurales y construcciones realizadas en madera o paja.

Tomada de:https://www.vix.com

Los accidentes ocurren generalmente de forma repentina, por ello es recomendable que el tiempo y el esfuerzo depositados para la compra o alquiler de tu vivienda sean adecuadamente asegurados, para evitar la pérdida súbita de tu patrimonio.

97 vistas

© 2018 Constructora Ormiga SAS. Todos los derechos reservados.

  • Facebook - White Circle
  • YouTube - White Circle